El trío de fuego arrasa Sevilla

Siguiendo la estela del cierzo que azotaba su ciudad llegaron los maños a Sevilla el viernes día nueve de febrero. Hacía tres semanas que se habían agotado las entradas y se preveía
que algo bueno iba a pasar. La cola se hizo presente desde cerca de las siete de la tarde y no fue hasta las nueve y media de la noche que abrieron las puertas, llenándose la sala por completo.

Después de hacer su círculo de fuego, Sharif, Óscar,  y Morgan se subieron al escenario a las diez y media de la noche, acogidos gratamente por los más de trescientos sevillanos que se encontraban en la Sala “La Calle”.

Empezó sonando “Lo que rompen mis palabras” y desde el momento cero el público les acompañó fielmente dejándose la voz en cada canción. También sonaron otros temas conocidos del disco que presentaba “Acariciado mundo” como “Los últimos noctámbulos”, “La primera persona del plural” o “Lo que nunca ha sido mío”. A parte del nuevo disco también se hicieron mención a temas de discos anteriores como “Curso básico de poesía”,
“Bajo el rayo que no cesa”, “Sobre los márgenes” y “A ras de sueño”.

Jorge, más conocido como Morgan, también deslumbró con su voz calmada pero segura y sus letras afiladas como cuchillos cantando temas de su nuevo disco “Timelapse” como “No
hay drama” o “Todo se escapa”. También hubo lugar para joyas del calibre de “Se que se siente” o “Mi cielo” con la que el público no pudo resistirse a bailar.En el momento en el que se juntaron estos dos máquinas el público se vino arriba con canciones como “La traición” y, sobre todo, con “Cigarrete” en la que volaron “cigarretes” al escenario.

En un disco en el que casi la mitad de las canciones están hechas con colaboradores de la talla de AL2 de Los Aldeanos, Juancho Marqués, Natos, Maka o, como ya he mencionado antes, Morgan, Sharif quiso hacer una mención especial al que, palabras textuales, había sido su espinita clavada durante cerca de quince años, Miguel Campello.

Con una canción tan bonita como “Je veux te dire”, la sala se llenó de ilusión, flamenco y sobre todo de amor cantando todos al unísono. El orgullo aragonés de estos maños siempre presente trajo a oídos sevillanos un par de canciones del primer disco, allá por 2010, como es “Canela en rama”, así como “Con la
música a otra parte” en la que la mayoría de los que estaban ahí no pudieron dejar de cantar. Haciendo así una perfecta mezcla entre el Sharif de aquella época y el actual.

No faltaron palabras de agradecimiento y amor por parte de los de la ciudad del cierzo que se vieron más que contentos y sorprendidos por la cantidad y la calidad de la gente que allí estaba.

El final del concierto tuvo lugar a las 00:09 de la noche junto con “100 frases”, canción más que pedida y esperada por los fans y que cerró una noche mágica.Todo esto no hubiera sido posible sin Óscar a los platos, el gran artificiero detrás de la mesa
pero siempre presente.

Fue una noche increíble digna de recordar llena de arte, de amor, de escritura, pasión y
sobre todo dedicación con anfitriones tan grandes como el maestro Sharif, Morgan y Óscar,
un trío impactante que nos brindó mucho más que simple música.

Chili Pepes - Sala Malandar

Los Chili Pepes transportan Sevilla a California

 9 meses ago

SoziedadAlkoholika-SalaCustom

Soziedad Alkoholika + Caos Day: Nos vimos en Sevilla

 8 meses ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *