Satán (aún) vive. Crónica de “Dios te Odia” Narco.

*Nuestro amigo Manuel Nuño nos regala en exclusiva su interpretación de “Dios te Odia”, lo último de Narco:

Narco-Dios-te-odia-2014


 

Aunque amenizada, la espera no se ha hecho nada corta. Había ganas ya de que Narco lanzara nuevo material, y no me refiero a remezclas, experimentos o versiones; me refiero a algo nuevo de verdad. Algo, como mínimo, al nivel del anterior y potentísimo regreso que, por allá en el 2010, bajo el título de Alita de mosca, nos hizo recobrar la fe en Satán y perderla en todo lo demás.

Con aquel trabajo el listón quedó alto, muy alto; tanto como para considerar Alita de mosca como uno de los discos más brutales y completos de la banda sevillana. Tras él llegaron tres más, pero ninguno portaba nuevas canciones originales. Los numerosos y salvajes conciertos que sin descanso recorrían toda España eran indicativo de que Narco gozaba de muy buena salud, pero aun así, se echaban de menos nuevos temas. Nuevos textos que nos transportaran, una vez más, a las sucias calles donde el diablo juega en sus dominios.

Dios te odia es inconfundiblemente Narco cien por cien. La calidad técnica musical, así como las letras, están a la altura de sus mejores creaciones. Han sabido combinar como nunca esa mezcla de estilos de la que fueron pioneros en este país. Estamos ante el disco de Narco más metalero y más rockero al mismo tiempo (también ante el más satánico). Sin altibajos, oscuro y redondo. Ellos saben qué queremos y nos lo ofrecen generosamente hasta provocarnos la sobredosis. Doce canciones cargadas de poderosos riffs y samplers que harán las delicias de los más golfos del lugar. Satanízate, Ahí fuera o Dios te odia son una declaración de principios y una advertencia de que tengas a mano el número del exorcista de guardia por lo que pueda pasar. Pero no solo del anticristo vive el adicto, y para los que no conozcan en qué contexto andan metidos, ahí tenéis Caballo loco, Lo peor del barrio (con la colaboración de los sevillanos Dub Elements) o Chispazo (atentos los fiesteros de finales de los noventas, tal vez haya algo que os resulte familiar). Tampoco se han olvidado de su sentido de humor más macabro y cabrón en cortes como Ojos de huevo (recuerdo especial a ese personajillo al que llaman Federico), Carnicería en la romería y, metiéndonos de lleno en lo escatológico, Fuego en el buya; imposible no acordarse de aquel mítico Bocabu (Talego Pon Pon, 1999).

Luego, ¿estamos ante el mejor trabajo de Narco? Pues, dejando de lado la relativa subjetividad de dicha respuesta, me gustaría decir que sí; pero no es tan fácil. Si bien en conjunto me parece un trabajo impecable (sinceramente), me hubiese gustado algo más de riesgo y sorpresas. Es decir, a rasgos generales, todo me resulta de sobra conocido. Después de casi cinco años en los que han experimentado con distintos estilos y sonidos esperaba quizás algo más de innovación respecto a su anterior trabajo (Alita de mosca). Vale, tal vez esté siendo asquerosamente exigente, y hay que reconocer que a pesar de todo Dios te odia suena fresco y exquisitamente duro y cañero. Así que ya sabes, si Narco nunca fue tu opción predilecta, no hay nada en este disco que te vaya a hacer cambiar de opinión; si por el contrario, perteneces a ese grupo gamberro que disfruta de la autenticidad tanto como del exceso, Dios te odia tiene elementos de sobra para hacerte gozar y encabronarte tanto o más que en sus mejores tiempos.

Manuel Nuño

Ojos de Grafeno: La muerte del Ayer

 3 años ago

Shepherd: Reseña de su primer EP.

 2 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *