Rozalén en su paso por Sevilla

El jueves 22, después de cenar cogí la bici en el puesto de sevici más cercano a mi casa y puse rumbo al concierto de Rozalén en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC). A pesar de haber recorrido la mayor parte de los recintos de conciertos de Sevilla, nunca había estado en el CAAC de forma que entré algo perdida aunque guiada por la música que se oía de fondo, giré a la derecha en un camino de piedras y bajé unas escaleras por las que, a lo sumo, podrían pasar dos personas a la misma vez por su estrechez. Mientras bajaba dichas escaleras empecé a escuchar una versión bastante peculiar de Bob Esponja por parte del telonero, Luis G Lucas, algo que sin duda me sacó una sonrisa. Al llegar a la zona donde se encontraba el escenario pude ver una barra abarrotada de gente que esperaba haciendo cola para pedir y otras tantas de personas, ya agolpadas frente al IMG_0436escenario, con sus vasos de plástico. Ocupé un sitio a la izquierda del escenario y esperé el comienzo del concierto con el móvil en la mano. El jardín en el que se estaba celebrando el concierto se encontraba abarrotado en su mitad delantera, además de algunas parejas en la mitad trasera, separadas ambas partes por un pasillo a un nivel inferior respecto a las zonas de césped.

Pocos minutos después de las 22:00 salió María Rozalén al escenario junto a una intérprete de lengua de signos cantando alguno de los temas incluidos en su último disco.
IMG_0482Pasadas unas seis o siete canciones llegó el momento mágico de la noche cuando Rozalén pidió que todos los niños que se encontraban en el CAAC subiesen a cantar con ella una de las canciones de su primer disco llamada “Las hadas existen”, durante los más de 3 minutos que dura la canción no se escuchó la voz deella, solamente la de los 10 niños que habían subido al escenario y previamente se habían presentado, Noelia, María, Rafa y Lucía eran algunos de las afortunados. Tras este momento comenzó una serie de varias canciones a un ritmo más lento que aproveché para ir a por un refresco, refresco que estaba a un precio desorbitado. IMG_0509Durante la última parte me encontraba justo en el lado opuesto de cuando comenzó el concierto, tras unas cuantas canciones Rozalén bajó del escenario junto a sus músicos mientras el público esperaba a que volviese a subir, las filas más próximas al escenario gritaban el típico “otra, otra” sonando de forma débil en el gran jardín en el que se estaba celebrando el concierto, esas mismas personas se atrevieron a comenzar a cantar una de las canciones de su primer disco hasta que Rozalén volvió a ocupar el escenario
acompañada por sus músicos y la intérprete. Las últimas cinco o seis canciones tras este parón fueron de su primer disco y cuyas letras yo murmuraba a la par que ella. Durante el concierto también hubo tiempo para la colaboración de Luis G Lucas, telonero del concierto, y para dedicar la canción que en su momento escribió a Joaquín Calderón “Será mejor”.

Al finalizar el concierto esperé un poco para salir y pude ver como las chicas que habían ido en tacones, bajo el desconocimiento de como sería el lugar del concierto, miraban los agujeros que quedaban en el césped y sus tacones llenos de barro.

IMG_0668

Por: Irene Lucena

Izal transforma el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo en el íntimo Club Copacabana

 4 años ago

El Kanka abarrotó de buen rollo La Sala

 4 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *