ROAM y Upside Down en Sala el Sol. La escuela continúa

El 15 de este mes ROAM se presentaba en la Sala el Sol como parte de la gira de su último LP: “Great Heights & Nosedives”. La cita (organizada por Last Tour), también contó con la participación de Upside Down, quienes adelantaban lo que será “Scars Are Forever”, su próximo disco que verá la luz el 12 de diciembre.

Hacía frío en el centro de la capital cuando se abrieron las puertas de la sala, y automáticamente, la primera fila frente al escenario se llenó de chicas jóvenes emocionadas por la velada de esta noche.

Upside Down

Upside Down. Fotografía Anthoni Grande

Upside Down  se subía a las 22:30. Desconozco si el nombre de la banda tiene relación alguna con la serie de Netflix, pero su introducción a lo Stranger Things funcionó muy bien como bienvenida a “After All”, tema perteneciente a “If Things Keep Moving On” (su primer EP). Un pop punk melódico y divertido que nos traía a la mente los noventas de New Found Glory o Sugarcult. Aún éramos pocos en la sala, pero el cuarteto de ahí arriba estaba feliz, dándonos a entender que lo iban a dar todo.

En “Never Forget”, David Sanz (batería) aprovechó para hacerse notar y de qué manera. Un acercamiento a los canadienses Seaway pero incluso me atrevería a decir que un poco más técnicos y más completos. “Good Ridance” se había estrenado hacía pocos días, pero esta tapita de lo que será “Scars Are Forever”, ya había sido oída por muchos de los presentes que respondieron intentando un pogo en la pista.

Upside Down

Upside Down. Fotografía Anthoni Grande

Antes de “Move Out”, Upside Down solicitaba la energía de su público para poder continuar, y la obtuvo con creces. Los madrileños salen de la monotonía de la que a veces se adueña del pop punk a través de cortes precisos, cambios inesperados pero bienvenidos, y coros que completan sus temas. Todo esto claro, bajo la batuta de David Sanz y las octavas de Ángel Fernández, quienes otorgan fuerza y velocidad a este proyecto.

Sonó “Do I Still Miss You”, y para terminar de meterse a la gente en el bolsillo, “In Bloom” de Neck Deep (que hacía poco también estuvieron en Madrid). Y así, ya lograda la interacción con los asistentes, estos últimos accedieron a esperar agachados “WTF Dude” y apoyar con las palmas “Better Days”, otro tema en primicia de “Scars Are Forever”.  Para terminar: “Growing”, clásico ejemplo de escuela californiana, con confeti y recordándonos lo que venía a continuación.

Upside Down

Upside Down. Fotografía Anthoni Grande

Upside Down quizá no ofrece un pop punk diferente, pero está bien hecho y  escapa a lo fácil y la típica ronda de acordes. Deseando escuchar ya la calidad que asoma en su próximo álbum.

ROAM

ROAM. Fotografía de Anthoni Grande

Era el turno de ROAM, los esperados de la noche. Esto dato ya era conocido por los británicos, así que empezaron por todo lo alto. La introducción de “Alive” ya puso a saltar y a cantar toda la zona frontal del escenario. “Left for Dead” fue demasiado bonito, tema completísimo donde cada uno de los integrantes de la banda tuvo su momento protagonista. Una canción en directo a la que hay que prestar atención.

¡“Warning Sign”! Un regalito para los que echamos —un poquito— de menos ese toque hardcore de ROAM. Pero bueno, duró poco. “Guilty Melody” nos hacía volver a 2017 para contentar al público que apoyaba con las palmas. Momento para agradecer a los jóvenes que habían hecho un esfuerzo por acercarse a verlos un miércoles y a Upside Down por acompañarlos por segunda vez en Madrid.

ROAM

ROAM. Fotografía de Anthoni Grande

La velocidad volvió con “All The Same” y “Cabin Fever”, ambos pertenecientes a ‘Backbone’, su primer LP. Para entonces ya había pogo y saltos en la pista. Ahí arriba, versatilidad en guitarras y cambios de tiempos que invitan al pit.

Más palmas, esta vez para dar comienzo a “Flatline”. Cuando hablo de pop punk con una amiga y compañera de profesión, me dice que son las “boy bands” de nuestros días. Al escuchar temas como este no sé cómo defenderme, la verdad. Para compensar, tocaron “Deathweight”, uno de los más cañeros y amenos de ‘Backbone’. Aquí intentaron amenizar —aún más— la velada invitando al público al escenario. Supongo que algunos no entendieron el mensaje, la idea era provocar stage diving, no hacerse selfies ahí arriba.

“Scatterbrained” es uno de los temas con más toque noventero. Ocasión para disfrutar del performace de los británicos. Ninguno se estaba quieto, pero respetaban el espacio asignado para cada uno. Se veía que lo estaban pasando igual de bien que nosotros. Para calmar un poquito las cosas sonó “Tracks”, también coreada por los presentes. “The Rich Life of a Poor Man” volvió a crear movimiento a pies del escenario. Éramos una piña ahí abajo, todos juntos recibimos “Hopeless Case” saltando.

ROAM

ROAM. Fotografía de Anthoni Grande

Tocaba dar las gracias otra vez mientras algunas señoras que habían venido a recoger a los hijos se escondían al fondo de la sala. “Playing Fiction” fue cantada por todos, sin excepción. Creo que ROAM se iban hacía Barcelona contentos. Obviamente no podía faltar “Head Rush”, así que tas el amago de irse, volvieron para cerrar un show de 10.

Un concierto peligroso en cuanto a fecha se refiere, por lo que se agradece el impulso de los promotores por traer bandas del estilo. Pero el modelo funciona y el público responde comprando su entrada. Y lo mejor, ver codearse a bandas nacionales como Upside Down con referentes del género.

Redacción: Manuel Paulino

Fotografía: Anthoni Grande

Face the Maybe - Sala Even

Océano progresivo en la Even

 2 semanas ago

TOS y Marabunta-SkullCorps Festival

SkullCorps Festival: TOS y Marabunta traen la “hecatombe” a Sevilla

 17 horas ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *