Ojos de Grafeno: La muerte del Ayer

10863492_10152981403553833_477280617_n

 

Hace casi dos años, la nave Bei-Ping despegó rumbo a este universo paralelo para mostrarnos la música del mañana. Un ejército de robots y androides, comandados por S Curro y Papa Wilson, aterrizaron para revelarnos su mensaje. Un concepto, hasta entonces, desconocido y perturbador.

Ojos de Grafeno (Vol. 1) se convertía inmediatamente en algo extraño, algo fresco y original, un soplo del futuro. Letras psicodistópicas sobre unas enormes bases muy cuidadas (mucho) en cuatro descargas que nos quedaron con ganas de más. Por fortuna, tres meses después, colgaban oficialmente de manera gratuita (al igual que el anterior) Ojos de Grafeno Vol. 2. Más sucio, más agresivo, más punk. Para mí, sin duda, el mejor del tridente. Pero todavía quedaba algo por suceder, y es que parece que en el futuro tampoco habrá dos sin tres, y como era de esperar, en enero de 2014 vio la luz una nueva entrega, el final de la saga, el Vol. 3. Esta vez con cinco cortes en vez de cuatro (como tenían sus predecesores) y con la colaboración vocal de Pedro Ladroga en el tema Carne Artificial.

El mensaje se había completado. Ahora solo quedaba llevarlo a cada rincón de este país. Una gira que lo visitara casi por completo. Y cuando todo había terminado, cuando la embarcación se detuvo para descansar y celebrar el triunfo conquistado, en ese instante en que la nave está congelada, suspendida en el espacio, alguien se asoma por la escotilla y logra ver la brillante estela que aún ilumina todo el recorrido. Todavía queda algo por hacer. Por primera vez, la nave Bei-Ping no avanzaría hacia el futuro. Se detendría momentáneamente para homenajear a su pasado, a esa multiversal trilogía, y le daría el digno final merecido. El 16 de Diciembre de este mismo año, el sello sevillano Sacramento Records lanza a la venta (en edición limitada) una recopilación de diez temas de los tres volúmenes de Ojos de Grafeno en un vinilo de 12 pulgadas; blanco, por cierto. Entre los diez cortes seleccionados están los cuatro del Vol. 1, los cuatro del Vol. 2 y tan solo dos del tercero. Lástima que no quedara hueco para Captcha Dance. Pero aun así, un gran broche final para uno de los proyectos musicales más interesantes y singulares de los últimos tiempos. Tal vez un futuro gobernado por robots humanoides artificialmente inteligentes no sea tan malo después de todo.

Por: Manuel Nuño

Concierto de Arizona Baby y Pony Bravo en Sala X

 3 años ago

Concierto de Enrique Bunbury en en C.D. San Pablo

 3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *