MAE Festival: Música para seguir adelante

El pasado sábado 1 de octubre, el Movimiento de Acción Estudiantil de Sevilla celebraba su segundo evento musical para conseguir los fondos necesarios y así seguir con las actividades de la organización social. El MAE Festival volvía al Parque del Alamillo con un cartel más local respecto al año pasado, pero con la mismas ganas generadas entre la gente de la organización, los artistas, colaboradores y asistentes.

publico-1

Foto: Quique Macia

La cita para esta edición se marcó a las 12:00, intentando aprovechar la media mañana para coloquios de participación abierta sobre feminismo y demás asuntos universitarios. Suerte que la explanada de la nave multiusos del parque cuenta con una recta de árboles lo suficientemente amplia para albergar a los primeros asistentes del evento.

mae-festival

Así, Ezetaerre se subía al escenario 10 minutos antes de la hora pactada para el inicio de los conciertos (17h). Desconozco si los gallegos vinieron acompañados de una comitiva de apoyo, pero lo cierto es que ya generaban expectativa en el público, incluso antes de empezar su directo. El calor apretaba en el Parque del Alamillo, pero aún así, más asistentes se acercaban al pie del escenario, cosa que el MAE premió acercando dos carpas para proteger a los presentes de este sol que amenaza con quedarse un otoño entero.

 

 

gallegos-2

Ezetaerre. Foto de Quique Macia

gallegos-3

Ezetaerre. Foto de Quique Macia

Ezetaerre venía con nueva maqueta bajo el brazo, pero sobre todo,  con muchas ganas de hacerla escuchar. El trío conformado por  Pirola, Garchu y Petrowski rapeaba con mucha energía, tratando de lograr la participación de los de ahí abajo, cosa que lograron con un directo fluido, ameno y con ciertos toque de reggae o dub que sorprenden gratamente si sólo se les ha oído en las plataformas digitales.

Los mc’s se movían en el escenario como en casa, a pesar del amenazante sol que les daba de cara. Era un show preparado, pero sin llegar a  ser mecánico. Los chicos también son estudiantes activistas (detalle que dejan muy claro en sus letras), por lo que se creó una atmósfera especial y de empatía cuando dedicaron un tema a la lucha organizativa universitaria. Pues ya estaba, ya tenían a los asistentes en el bolsillo y les hicieron hacer de todo: Una especie de “Wall of death”, haciéndolos alzar las manos de izquierda a derecha, ensayando para sus estribillos…Podría asegurar que los raperos se fueron más que contentos de Sevilla.

selva-sur-1

Chustinatra Swing Band. Foto de Quique Macia

El proyecto paralelo de Chusta (La Selva Sur) se va consolidando en cada presentación. Así lo demostró el sábado Chustinatra Swing band con un repertorio de clásicos covers americanos muy bien adaptados al particular estilo sureño de Chusta. Guitarra, batería y un encargado de los vientos (saxo y trompeta) acompañaban al ex integrante de Falso Dogma en un show elegante pero divertido a la vez; “La chica de Hardvard” y su versión de la banda sonora de El Libro de la Selva pusieron a bailar a buena parte del público y a la organización. Todo un lujo, escuchar este tipo de formato, serio y profesional, en un evento gratuito y al aire libre.

selva-sur-2

Chustinatra Swing Band. Foto de Quique Macia

Luis Oklavoni & Marilyn Flow. Foto de Quique Molus

Luis Oklavoni & Marilyn Flow. Foto de Quique Molus

Luis Oklavoni & Marilyn Flow. Foto de Quique Molus

Luis Oklavoni & Marilyn Flow. Foto de Quique Molus

El rap combativo se volvía hacer presente en la velada. Esta vez era el turno de Luis Oklavoni & Marilyn FlowAl poco de subirse al escenario, el dúo de Dos Hermanas manifestó su descontento con la organización y ya de paso, cargó contra toda la industria musical. Se tomaron la molestia de preparar un tema en exclusiva para —y en contra — del MAE Festival. Esto generó curiosidad e intriga entre el público y miembros de la organización, quienes se acercaron a la explanada para entender que estaba sucediendo. Por su parte, Luis y Marilyn procedieron a bajarse del tablado y decidieron continuar su actuación a capella debajo del escenario, tan sólo acompañados de un pequeño altavoz de esos modernos, que van por bluetooth.

El Movimiento de Acción Estudiantil decidió respetar el tiempo establecido del grupo y no exteriorizó ninguna maniobra mientras tanto. Pero yo sí. Y aquí aprovecho para expresar mis disculpas tanto al grupo como a la organización por meterme donde no me llaman. En festivales de estas características (y especialmente los más jóvenes), el tiempo se convierte en el peor enemigo de la producción y de los artistas. Según expresaron los raperos, se sintieron engañados, casi ninguneados, al entender que el MAE buscaba lucrarse con su música.

publico-3

Foto de Quique Molus

Y así lo expresaron en su canción inicial, para luego seguir en formato unplugged. Entre tema y tema me acerqué a comentarles que el mensaje había quedado más que claro, con la idea de ganar tiempo para los demás artistas (quienes no tenían nada que ver en este enredo), por lo que salí abucheado por unos cuantos vecinos de Dos Hermanas, y lo tengo merecido. Reitero mis disculpas a todo aquel que le haya molestado mi actitud, especialmente a mis compañeros de 3MilSonidos ahí presentesTras este anecdótico suceso, la organización ha lanzado un comunicado en el que explica su proceso de organización del festival y hace entender que a cada uno de los artistas participantes se les plantearon las mismas oportunidades y recursos de cara al evento, ya que el único y exclusivo aliciente para realizar este espectáculo musical es poder seguir en activo en la lucha por la mejora de los derechos de los estudiantes universitarios.

Ussuru Sound. Foto de Quique Macia

Ussuru Sound. Foto de Quique Macia

Ussuru Sound. Foto de Quique Macia

Ussuru Sound. Foto de Quique Macia

El Sol se iba y nos iba dejando una iluminación perfecta para el turno de Ussuru Sound, empezaba la fiesta, el baile. Un mix de reggae, R&B, Ska, funky y ritmos latinos y africanos varios. Las cordobesas nos tenían preparada una sesión muy rica, muy digna del Munich Club de la Calle Relator pero que en directo ganaba muchísimo en color y en el performance de las chicas, quienes no perdía ocasión de interactuar con el público en cada uno de los cortes y cambios de ritmo.

baston-de-la-vieja-1

El Bastón de la Vieja. Foto de Quique Macia

Todos los asistentes sabíamos quienes venían a continuación, la explanada se iba llenando de pequeños grupos, pero a velocidad. El Bastón de la Vieja cerraba la gira de presentación de su segundo álbum de estudio, “Gasta Cuidao”. Era la última fecha, en casa y en un evento de características sociales, algo que los integrantes del grupo ya han demostrado anteriormente ser muy afines. Y esta vez no defraudaron. “La Bici” abría un directo que ya amenazaba con convertirse en un escándalo.

baston-de-la-vieja-2

El Bastón de la Vieja. Foto de Quique Macia

La complicidad única entre todos los integrantes de la banda se trasladaba hacia el público, nos daban a entender que se iba a liar, y estaban en lo correcto. Muchos de los que empezaban a saltar y a mover la cintura al ritmo de Ska ya conocían los éxitos de su último trabajo, como también de “Tó Esto Era Campo”. El Show de la abuela no da tregua, no se para, los “descansos” entre canción y canción tan sólo daban tiempo para respirar y prepararse para la que iba a caer a continuación. Divertidísimo directo, sin olvidarse nunca del por qué estábamos ahí y recordarnos la importancia de la colaboración con actividades como la del pasado sábado.

Era el turno de Eutronika y nosotros teníamos que arreglar algunos asuntos de la web. El día anterior habíamos estado en el Black Lotus Fest y había que cerrar los acuerdos con los colaboradores del evento. Mis disculpas a Eutronika por no poder comentar en este espacio su presentación.

Cut Milk. Foto de María Jiménez (Matou)

Cut Milk. Foto de María Jiménez (Matou)

Cut Milk. Foto de María Jiménez (Matou)

Cut Milk. Foto de María Jiménez (Matou)

_mg_6904

Cut Milk. Foto de María Jiménez (Matou)

Ahora Cut Milk se tenía que poner a la altura. Cubiertos por su particular mezcla de estilos, no se dejaba de escuchar en la pista a los conocedores de la banda recomendándolos a los primerizos. “Space Cowboys” se alzó por encima de ciertos problemas digitales y electrónicos que aparecían de vez en cuando. Si bien durante todas las presentaciones, los grupos se esforzaban por mantener a los espectadores contentos, parece que Cut Milk logra lo contrario: tienen un público fiel, un equipo ahí abajo en todos sus conciertos que siempre les pide más, que siempre les pide guerra, y ellos saben cómo responder a ello. Mucha atención a las líneas de guitarras de Carlos, se mostraban muy interesantes, por lo que había que poner especial dedicación cuando los problemas digitales amenazaban con comérsela. Muestran en directo una serie de múltiples ensayos como grupo, tanto así que da la impresión que cada uno hace lo que le da la gana en el escenario sin descoordinar entre ellos.

Con esto se cerraba una edición más de un festival de música gratuito y al aire libre. Puede sonar como uno más, pero no podemos olvidar que estamos hablando de una organización social de estudiantes, no de una promotora que se dedica a actividades como esta. Para bien o para mal, todos hemos aprendido un poquito sobre como crear, actuar y manejar eventos musicales en Sevilla. Yo doy por seguro que no veremos próximamente a los chicos del Movimiento Estudiantil en un “MAEmóvil”, o en las manifestaciones vestidos de etiqueta, más bien confío que el próximo año tendremos más, y mejor.

Redacción: Manuel Paulino

Fotografías: Quique Macia y María Jiménez

Agradecimientos a: Guille Carmona y  Alicia Soto

Emmett y La Habitación Roja en Pop CAAC

 2 años ago

Crónica del Black Lotus Fest

 2 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *