Fran Mariscal presenta “Sálvese quien pueda”

La noche del viernes 5 de noviembre La Sala, en la plaza del Pumarejo, tenía una luz especial y distinta, aquel día el escenario esperaba a Fran Mariscal cuya presentación de su disco Sálvese quien pueda llegaba, por fin, a Sevilla. Tras la clásica ventana que preside el escenario de La Sala, los tonos rosas, verdes y azulados, junto con unas novedosas luces que simulaban un cielo estrellado, estrellas que al salir a la img_0009calle no se veían por culpa de las nubes y el tiempo lluvioso que había acompañado toda la jornada de viernes, hacían más bonito el escenario.

 

Sobre las 22:15 de la noche, frente a una sala con sus sillas llenas casi en su totalidad y un público deseoso de escuchar en directo este nuevo disco, el resultado de un crowfunding exitoso, dio comienzo el concierto de Fran Mariscal quien hizo disfrutar durante algo más de 1 hora y media de sus canciones, de sus invitados y de las maravillosas manos de Jesús Flores al teclado. Durante los primeros 45 minutos el público susurraba las canciones, más para sí mismos, dando cuenta de que las conocían, que para acompañar al gaditano Fran Mariscal. Cuando el reloj casi marcaba las 23:00 de la noche los susurros se convirtieron en palabras altas y claras a la par que se escuchaba la voz de Fran.

Chiqui Calderón, Pedro BG o Alfonso del Valle fueron, junto con el poeta Suso, los invitados a acompañar a Fran Mariscal durante esa noche donde, además, img_0028también tuvimos la oportunidad de escuchar una composición del pianista Jesús Flores que hizo el silencio en La Sala. No solo duetos pudimos escuchar de estos invitados ya que, tras acompañar a Fran Mariscal en una de sus canciones, pudimos escuchar a Pedro BG en solitario con una de las canciones de su próximo disco.

La noche llegaba a su final, el tiempo había pasado demasiado rápido durante el concierto pero ante esto Fran Mariscal es claro, no iba a dejar que su público le pidiese otra canción una vez se bajase del escenario. Avisó durante la noche cuantas canciones quedaban según el set list que había dejado en el suelo del escenario antes de comenzar, el público, su público, eso ya lo sabe y, aunque algo decepcionados por la rapidez con la que el tiempo había pasado, al encenderse las luces algunos empezaron a levantarse, otros hablaban entre sí y, los que menos, salían a fumar.

Por: Irene Lucena 

Nace Alameda Social Club, sigue la fiesta

 2 años ago

El Último Bolero en Sevilla: Los Chikos del Maíz en la Sala Fanatic

 2 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *