El Ave Rapaz lució sus alas

A pesar del frío, la cola que se formó alrededor del Centro Deportivo San Pablo desde unas horas antes del show reflejaban las ganas que tenía el público sevillano de un concierto de Bunbury.

-¿Qué es lo que hay?-, preguntaban desde los coches que pasaban por allí. La respuesta era inmediata -¡Concierto de Enrique Bunbury!- Ah, ¡buena cosa!- decían mientras miraban el recorrido de la cola.

Las puertas abrieron a las 20:00h y todos comenzaron a entrar en el recinto. El escenario se encontraba visiblemente más adelantado que en otras ocasiones, lo que dejaba un espacio menor para el público pero proporcionaba cercanía y buena visión desde prácticamente cualquier punto de la pista.

Había ganas de Palosanto y se notaba. Poco antes de las 21:00h, hora de comienzo de la actuación, el público comenzó a corear “¡Enrique!¡Enrique!”, y ni él ni los Santos Inocentes quisieron hacer esperar más a la multitud.

Se apagaron las luces y, en una pantalla sobre el escenario, las imágenes de una platillo volante sobrevolando la Tierra daba inicio al show. Mientras la nave seguía su recorrido empezaron a salir a escena Jordi Mena, Robert Castellano, Jorge Rebenaque, Ramón Garcías, Quino Bejar y Álvaro Suite, este último especialmente a gusto por estar en su tierra.

Con Los Santos Inocentes en escena, sólo faltaba el cantante zaragozano. El platillo se paró e iluminó un punto en el centro del escenario donde al fin estaba él, vestido entero de cuero y gafas de sol.

Empezó a sonar “Despierta“, single de este último trabajo, mientras en la pantalla se proyectaban las imágenes que ya muestran el videoclip: televisiones con los líderes políticos actuales de todo el mundo. Con el siguiente tema nos daba la bienvenida a “El club de los imposibles”, para pasar luego a “Los inmortales”. Así, nos daba las “Buenas noches a todos los sevillanos y sevillanas”.

CAM00685

Para el siguiente tema tuvimos que echar la vista atrás hasta Radical Sonora, el primer álbum en solitario del artista tras dejar Héroes del Silencio, del cual interpretó “Contracorriente”.

La energía y la puesta en escena, unido al espectáculo y juego de luces, hacía casi olvidar que la acústica del lugar escogido para el show, el cual lleva eligiendo varios años para sus conciertos en Sevilla, no es la que merece un evento como este. Aún así, la calidad de hacía disfrutar hasta al más escéptico, dándolo todo en el penúltimo concierto antes de alejarse indefinidamente de los escenarios.

Además de temas de Palosanto como “Más altos que nosotros sólo el cielo”, “Salvavidas” o “Hijo de cortés”, también disfrutamos de temas de discos anteriores como “Ódiame” de Licenciado Cantinas; “El hombre delgado que no flaqueará jamás”, “Hay muy poca gente” de Helville De Luxe ; “Frente a frente” o “Los habitantes” de Las Consecuencias, la mítica “Lady Blue” o “Sí” de Flamingos; “El rescate” o “Que tengas suertecita” de El viaje a ninguna parte…

CAM00699

La joya de la noche vino de manos de una canción de tiempos de Héroes del Silencio, “Deshacer el mundo“. En una versión más lenta que la original, el público se entregó más aún si cabe para cantar este fantástico tema de la banda. Mientras cantaba “Soy un ave rapaz, mirad mis alas…” el cantante abría sus brazos mientras en la pantalla tras él salían unas grandes alas negras que se desplegaban al ritmo de sus palabras. Un momento que difícilmente olvidarán los presentes.

Fue tras “Lady Blue” cuando Bunbury volvió al lugar desde el cual salió, con el platillo volante sobre él, y con un juego de luces desaparecía tras ser absorbido por éste. Pero ni él ni el público estaban dispuestos a irse, por lo que tras unas palmas y unos “¡Esto es Sevilla y aquí hay que mamar!” el cantante volvió al escenario.

El final se acercaba, y no podían quedar fuera del set list temas como “Infinito” o “Sácame de aquí”.

-¿No les espera nadie en casa?¿Su familia?¿No tienen que trabajar mañana?¿Levantarse temprano?- preguntaba Enrique, a lo que el público respondía con un rotundo “no” a unísono. -¡Pues entonces quédense con nosotros!- decía ante el último tema.

Esta vez fue “El viento” el tema encargado de cerrar un concierto memorable.

Una vez finalizado, se proyectaba en la pantalla un “Sevilla, gracias por todo”. No Enrique, gracias a ti por regalarnos este gran concierto.

CAM00705

Por: Marisa Nocea

 

Música por juguetes en el CAAC

 3 años ago

La Selva Sur en la Sala Malandar

 3 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *