El Bastón de la Vieja + Las Manos de Filippi +Limando. Nos une el SKA

El pasado miércoles 10 de agosto fuimos invitados al concierto que nuestros amigos sevillanos El Bastón de la Vieja daban en Madrid, ya que eran parte de la gira de celebración de los 25 años que la banda argentina Las Manos de Filippi daba en nuestro país. En esta ocasión, la cita era en la mítica sala Gruta 77 de Carabanchel, y se sumaban al cartel los madrileños Limando.

El Bastón de la Vieja + Las Manos de Filippi (Gruta 77)

El Bastón de la Vieja + Las Manos de Filippi

Limando estaría a cargo de la apertura de la velada. Desde el minuto uno, el cuarteto transmitía sus ganas de fiesta con su ska punk clásico y urbano. “Salga el Sol”, “Buen Tiempo” y “Que Bonito” fueron algunos de los temas con que el grupo decidió empezar el concierto, con mensaje positivo. Aprovecharon el buen rollo del momento para pedir una foto con los asistentes, seguidamente, empezaba “Mis Amigos”, uno de los éxitos de su disco homónimo (2015)

Limando - Gruta 77

Limando

Mostraron su ilusión al estar presente en la gira de Las Manos de Filippi, ya que ellos también estaban de aniversario: 15 años sobre escenarios de 6 países distintos. Todo esto a ritmo de cumbia, con particular performance de Elisa Ciprés, que pasaba de la trompeta al keytar con facilidad, ritmo y estilo. “Ahí van los locos” (Esos que van de gira)” y “Shopping” —otro clásico— fueron acompañados por las palmas de su público. A partir de aquí el directo de los locales tomó un matiz latino, “La mesita de luz” fue una muestra de lo bien que lo estaban pasando ahí arriba. Abajo, nuestros chicos del Bastón de la Vieja bailando y cantando con nosotros.

Limando - Gruta 77

Limando

Para “Secreta” la cosa se animó bastante, hubo pogo, un pogo dirigido que nos hacía interactuar de izquierda a derecha, de arriba abajo…toda una fiesta patronal en el Gruta 77. Éramos un grupo reducido, pero importante, teniendo en cuenta que estábamos a mitad de semana.

Concluían el show con “Más Barato” y un outro, que motivó a seguir el cierre con las camisetas al aire, baile y pogo a ritmo de ska, para terminar con una actuación de diez entre palmas, y sobre todo, con sonrisas.

El Bastón de la Vieja venía de tocar —y trasnochar— en la Sala Apolo (Barcelona), pero los sevillanos aún tenían pilas para más. Y es que además mantenían el performace y los disfraces con el que empezaron la gira (dato importante, teniendo en cuenta que llevan más de un mes recorriendo la Península). En Madrid también funciona  “La Bici”, “La Dolorosa” y “Jewfro”, pertenecientes a su segundo LP “Gasta Cuidao”. Es la primera vez que veíamos a El Bastón fuera de casa, pero se nota que los chicos tienen muchas tablas, ya que se notaba que lo estaban pasando genial interactuando con el público de la Gruta 77.

El Bastón de la Vieja - Gruta 77

El Bastón de la Vieja

Entre “Enaguas Paradise” y “Circomercial” hubo tiempo para presentar a los integrantes de la banda. Fue un corto inciso, ya que queríamos seguir bailando ska, vals, y rock, en una danza dirigida casi en su totalidad por la dinámica de los vientos del grupo. Estábamos pues divididos en dos grupos (el de Chus, y el de Paco) participando activamente en el show como niños chicos.

El Bastón de la Vieja - Gruta 77

El Bastón de la Vieja

Pero había más, la ya clásica “La niña de las rastas, el niño de la cresta” contó con la colaboración de Limando en el escenario. Y de ahí, al no parar con “Gika” y “Basta ya”, dejando bien en claro su postura antifascista. El directo de los sevillanos terminaba bajo la dirección de Víctor (batería), agradeciendo y pidiendo el último empujón al público. La petición no era necesaria, ya nos habían dejado calentitos y con ganas de más.

Los agasajados de la gira se subían confiados, entre risas y abrazos. Veinticinco años no son moco de pavo, y Las Manos de Filippi lo hacían notar. Desde el minuto uno demostraron su experiencia con una apertura exquisita. “Crisis Internacional” fue un claro ejemplo de la escuela reggae-ska argentina con obvias influencias de rock latinoamericano que lo hace inconfundible. Pero también tenían cumbia: “El Himno del Cucumelo” nos dejó trastocados. El cambio fue brusco pero bienvenido. El despliegue de los músicos conseguía la atención de los presentes. “Ballenas” reflejaba la posición del grupo frente al “postureo” verde que vivimos hoy en día. Desconozco si los argentinos vinieron con un técnico particular, pero los instrumentos sonaban que daba gusto, cabe destacar la actuación de Guido Durán al bajo, impecable.

Las Manos de Filippi - Gruta 77

Las Manos de Filippi

Pero también hubo funky con “Rey de la autocrítica”, y otra vez Guido se hacía notar. La polivalencia de Las Manos de Fillipi daba mucho que hablar ahí abajo. Lo estaban haciendo genial y el público estaba contento de estar presente esa noche, de miércoles.

Las Manos de Filippi - Gruta 77

Las Manos de Filippi

En los éxitos de la banda, como “Mountain Bike”, “M.A.C.R.I” o “Yuta”, fueron protagonistas los seguidores de los argentinos, que no eran pocos. “Que miedo y “Sr. Cobranza” (este último, temazo versionado por los también internacionales, Bersuit Vergarabat) llegaban para hacernos saber que también era tarde en Madrid, en un huequito de la capital que se convirtió en latino.

Combinación perfecta como conclusión, en un concierto donde la alegría nunca estuvo reñida con esa responsabilidad social que sienten muchos músicos a la hora de coger un instrumento. Experiencia, buen rollo y confraternidad como sello de un miércoles noche.

Redacción: Manuel Paulino

Fotografía: Celia Maderuelo

Lagwagon-Sala But

Lagwagon, Face to Face, G.A.S. Drummers en Sala But

 4 meses ago

Slap in the Face gif

Pop Punk’s not Dead. La Crónica

 2 meses ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *