Antonio Lizana: el duende de la fusión

El pasado domingo 14 de Mayo la sala Malandar acogió a Antonio Lizana y su grupo con motivo de la presentación de su nuevo disco, “Oriente”. Mirada risueña y rizos descontrolados, la sencillez de Antonio confunde. Por eso, cuando sube al escenario con los pies descalzos, una tímida sonrisa y abraza su saxofón, el público está en vilo.

Antonio Lizana en Sala Malandar

Entonces, con gran precisión sus dedos comienzan a acariciar el metal, antes de cerrar los ojos y cantarnos sobre las “Fronteras”.

Antonio Lizana en Sala Malandar

Lo acompañan un teclista salmantino, un bajista cubano, un batería iraní y su bailarín y corista habitual, Mawi, de Cádiz;  entre ellos se palpa el buen rollo, el respeto y la admiración. Se miran, sonríen, se animan, y entre tanto cariño casi nos olvidamos de que es un concierto, y no una reunión de amigos disfrutando de un rato con buena música.

Durante casi dos horas, nos envuelven en su fusión. En la mezcla se diferencia entre el flamenco más puro, la sutilidad del jazz, la fuerza del funk, todo resaltado por una percusión empapada de mediterráneo que hace honor al nombre del disco.

Entre canción y canción, Antonio no deja de sorprender. La aparente timidez del principio ya no se ve por ningún lado; está cómodo y maneja la situación, bromea, se ríe… Disfruta. Se le nota en el leve balanceo, el mecido abrazo que hace sollozar sus instrumentos (tiene un saxo tenor y otro soprano que alterna según lo que pida cada tema).

“Entre canción y canción, Antonio no deja de sorprender”

Antonio Lizana en Sala Malandar

En la sala se creó una magia que solo unos pocos consiguen. La de los grandes artistas, que sin esfuerzo trasladan a su propio universo y nos hacen escuchar su música desde una burbuja de sonidos y sensaciones, un viaje en el que Antonio nos va explicando su visión del mundo. Así, conocemos la historia del esclavo que soñó ser, y que nos presenta en su canción “Debí nacer culpable”; nos emociona con su “Respirar”; y nos anima a bailar con su rumbete “Vengo perdío”, todo ello entre gritos y ánimos de un público reducido, pero muy entregado.

Antonio Lizana en Sala Malandar

Existen pocos artistas que sepan fusionar tantos estilos tan complejos y diferentes entre sí sin borrar su esencia. Cuidando cada detalle y creando un ambiente único y especial, Antonio Lizana nos regaló una noche de emociones y pelos de punta.

Por: José Manuel Rodríguez de la Rosa y Naomi Barki

Quentin Gas en FNAC

Quentin Gas en FNAC. Presentación de Interestelar Sevilla

 3 años ago

The Strangers - Funclub

Rock Lessons: The Strangers y Red Nails en la FunClub.

 3 años ago

One thought on “Antonio Lizana: el duende de la fusión”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *