Emmett y La Habitación Roja en Pop CAAC

Eran las 21:04 cuando el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC) habría sus puertas a la décimo primera sesión de su programa de verano, POP CAAC, coronada por dos grandes grupos que hicieron vibrar al público.

_MG_1631Durante la hora siguiente, el espacio, bastante bien preparado con una cafetería y un par de barras, se fue llenando poco a poco. Muchos eran los que llegaban como motivo del ciclo de pop de la ciudad sevillana, sin embargo, no faltaron los fans incondicionales de ambas bandas.

No fue hasta las 22:05 que el primer grupo se subió al escenario. Emmett empezó la noche con una fuerza inimaginable. Poco a poco fueron contagiando su espíritu rockero a todos los asistentes, que sin duda no fueron pocos. Deleitaron al público con 45 minutos de música sin parar, dejándose la piel en cada canción y disfrutando como si fuera la primera vez.

El grupo sevillano comenzó tocando canciones de su LP debut Emmett tales como Otro incendio más, Los restos del naufragio o  Un fantasma, un satélite y yo intercalándolas con nuevas creaciones como Cosmonautas del olvido, Miedo o Despierta que prometían formar parte del segundo disco que se encuentran en proceso de grabación.

Pudimos ver a Angel S. Guil, vocalista y guitarrista de la banda, dejando una parte de sí en cada canción y cada acorde. Fran Rosado, teclista, se vino arriba en No soy un súper héroe dónde dio todo, haciendo que se movieran los dos teclados que tenía y la cámara con la que estaba grabando.

No fue el único que lo hizo, Luis A. Mendoza llevaba un cámara enganchada en el clavijero de su bajo. Fue un claro ejemplo del disfrute que sintieron durante todo el concierto, con los ojos cerrados a veces y poniendo caras divertidas a la cámara.

Pudimos disfrutar una de sus nuevas canciones como Billy el niño, un auténtico descubrimiento con un mensaje profundo y un increíble sólo a manos de Alexis Schrodinger y su guitarra azul de purpurina. No fue la única joya del concierto, “Segundos” fue la gota que colmó el vaso para dar un concierto digno de recordar. Las primeras notas, con un toque tecno, del teclado que Fran Rosado brindaba, hicieron que el público se acercara más al escenario para saltar y disfrutar con ellos.

Serían las 22:50 cuando el grupo de Angel S. Guil dio por finalizado su concierto dejando un buen sabor de boca y ganas de más. No faltó, sin embargo, el agradecimiento al POP CAAC y a La habitación roja por darles la oportunidad de tocar en _MG_1656directo con ellos en un espacio al aire libre lejos del calor sevillano; así como a todos los asistentes al concierto y a la organización.

Tras una breve pausa donde cambiaron y afinaron instrumentos, los integrantes de La habitación roja se disponían a subir al escenario a las 23:00 alentados por sus fans.

Comenzaron con Ahora todo es posible, una canción algo lenta pero que dejó al público con ganas de más.

Durante la hora y 45 minutos que duró el concierto aproximadamente sonaron canciones de su nuevo álbum Sagrado Corazón como L’albufera, Nuestro momento, You gotta be cool o 24 de Marzo. Esta última, la anunció Jorge Martí, vocalista y guitarra de la banda, como una de sus favoritas.

Uno de los momentos especiales de la noche fue cuando Jorge dedicó Volverás a brillar a un fan, Mario de Córdoba, con el que tuve el placer de interactuar durante el concierto y se encontraba más que agradecido y contento.

Toda la gente que allí estaba coreaba sus letras. Muchos fans pidieron canciones pero destacó uno por encima del resto. Este personaje se encontraba al ras del escenario y no paraba de pedir la canción “Hospital”. Tal era su insistencia que el cantante decidió tomar partido y hablar con él desde el escenario. Jorge Martí, aunque halagado por la insistencia de sus fans, comentó que no iban a tocar esa canción y que disfrutaran de la noche. A partir de ese momento, se iniciaron una serie de bromas con respecto a todo el tema.

Si toda la gente que estaba en la terraza del CAAC estaba disfrutando, cantando y gritando  durante el concierto, se vinieron arriba cuando empezó a sonar Indestructibles. Lo que hizo que los integrantes del grupo disfrutaran más del momento. Otro de los momentos especiales de la noche fue cuando en medio de la canción se produjo un apagón y dejaron de sonar todos los instrumentos menos la batería. Esto pareció no importarles a los fans que siguieron cantando junto con Jorge, hasta que se pudo volver a _MG_2172conectar todo de nuevo.

Llegando ya al final del concierto, después de cerca de 15 canciones sin parar, La habitación roja dedicó Ayer a todos sus fans. Jorge Martí cogió el micro e hizo que saltaran como nunca lo habían hecho y, en medio de la canción, decidió bajarse a cantar entre ellos.

Entre bromas y alguna canción más, terminaron el concierto con los fans pidiendo más y más, así que no les quedó otro remedio que tocar una última canción para todos ellos, cerrando una noche mágica.

Por: Paula González Domínguez

 

 

 

Sara Marín presenta Vértigo

 2 años ago

MAE Festival: Música para seguir adelante

 2 años ago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *